El feminismo en la vida y obra de Ninfa Torres
Para Ninfa Torres, el feminismo atraviesa su obra porque ya es parte de ella, lo mismo si hace un paisaje que un retrato
Por Cimac Noticias @
12 de noviembre, 2020
Comparte
 

Cuando era niña se metía debajo de la cama y pintaba con gises las tablas que sostenían el colchón, quedaba llena del polvito de los gises, pero contenta de lo que creaba en ese pequeño espacio que ella convertía en un lienzo. Ninfa Torres Lagunes tiene 38 años de edad es licenciada en Artes Plásticas por la Universidad Veracruzana y desde el 2008 radica en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en donde es docente de la licenciatura en Artes Visuales de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach).

Ninfa no se metía debajo de la cama para esconderse o algo así, realmente era porque utilizaba cualquier espacio para poder dibujar. Su madre y su padre la impulsaron a ella, y a sus hermanas, a seguir lo que les apasionaba.

“Mi madre no tuvo la oportunidad de estudiar por el machismo que existía, y a ella le hubiera gustado, así que siempre nos apoyó para continuar con nuestro proyecto de vida” contó en entrevista la artista.

Ninfa es originaria de un municipio en Veracruz llamado Misantla. En ese lugar pasó la infancia y adolescencia sin tener una formación formal en artes. Al principio quería ser poeta, pero después las ilustraciones que hacía para sus escritos fueron ganando terreno y terminó decidiéndose por la pintura.

También puede interesarte: Los dibujos de Catalina Bu

“Cuando mi mamá o mi papá iban a Xalapa me llevaban bastidores o pinturas para que yo pudiera trabajar, ellos siempre fueron muy generosos con mi trabajo y confiaron en mí. Nunca tuve una formación formal en el área hasta que entré a la universidad” contó la creadora.

Al terminar la secundaria tomó un curso de repujado y después impartió clases sobre pintura para mujeres de la tercera edad. Hacía cuadros que le compraba de manera frecuente una familia, y eso la alentaba a seguir por el camino de las artes de manera profesional, sabía que era una carrera posible.

Su propia experiencia la hace reflexionar sobre la importancia de los contextos y la formación escolar en artes para las niñas que quieren dedicarse a esta área. “Tuve un ambiente favorecedor porque me alentaban a seguir”, pero no todas corren con la misma suerte, sobre todo cuando se está en un municipio o en contextos adversos y a eso se suma que la formación en artes en las escuelas de educación básica es deficiente.

Ninfa Torres Lagunes logró ingresar a la carrera de Artes Plásticas en la Universidad Veracruzana. Al terminar se dedicó un tiempo corto a proyectos propios y después hizo una estancia en España. En el 2008 llegó a Tuxtla Gutiérrez para incorporarse a la plantilla de docentes de la Unicach. Sabía que no llegaba a un lugar árido.

“No conocía Tuxtla, pero tenía muy buenos amigos acá que habían estudiado en Veracruz así que no me daba miedo venir. Cuando busqué en internet Tuxtla lo que me apareció fue el edificio del “Jaime Sabines” y dije, si ese lugar tiene un Centro Cultural así, quiero estar allá” rememoró la pintora.

El encuentro con el feminismo

Ninfa Torres lo dice ahora con todas sus letras: “soy feminista”; y en su obra se nota. Contó que se adentró a este tema hace algunos años mientras estudiaba la maestría, pero que realmente siempre estuvo rondando en su obra.

“Yo empecé a hacer retratos de mujeres como consecuencia natural porque he estado rodeada de mujeres. Cuando era estudiante hice muchos autorretratos y en la tesis de mi licenciatura hice una serie de pinturas al óleo que era una apropiación entre las monjas coronadas novohispanas y las modelos de las revistas”.

Esa serie era una forma de cuestionarse dónde se situaba ella ya que sentía que no encajaba entre el estereotipo de las mujeres del pasado, pero tampoco del presente.

 

Continuar leyendo en CIMAC Noticias

*Foto de portada: Ninfa Torres

Comparte
Cimac Noticias