Lado B
El declive del Barcelona
Por Lado B @ladobemx
17 de agosto, 2020
Comparte
Emilio Coca | @cocabron

Voy a empezar este texto lanzando una crítica a los programas de análisis deportivo en México y es que, como buen futbolero, decidí ver el post partido del Barcelona-Bayern Múnich y escuchar los análisis o comentarios. Sin embargo me topé con algo peor que una goleada de 2-8, peor que un club en decadencia. Me topé con unos cuantos presentadores mexicanos que olvidaban lo más fundamental del futbol: es un deporte de equipo donde participan once jugadores, y centraban sus argumentos en criticar a Messi y compararlo con Cristiano Ronaldo.

boletin_lunes.jpg

Entre rabietas y cambios de canal me hicieron recordar esta frase del técnico argentino Marcelo Bielsa: «En Argentina el que pierde hasta que vuelve a ganar o hasta que lo destruyamos no existe más y ya está, denle ese mensaje a la gente, a los que necesitan mensaje, a los ignorantes díganle: el que pierde es un inútil, porque así está planteado.” y desafortunadamente pasa lo mismo en México.

Ahora bien, es momento de hablar del Barcelona, un club que marcó un hito en la historia del futbol con el llamado «tiki taka». ¿Qué era? un estilo de juego que priorizaba la posesión del balón, un constante vaivén de pases orquestado por Pep Guardiola, ejecutado magistralmente por Xavi e Iniesta y acompañado con la genialidad de Lionel Messi. Una manera de jugar que iniciaría en la temporada 2008-2009 y parece culminar diez años y 29 títulos después. 

También puedes leer: Los primeros pasos

Sin embargo, esta etapa, parecida a la conclusión de la trilogía de cine de El Señor de los Anillos, ha tenido muchos finales, en los cuales podemos poner Roma, Liverpool y Lisboa como esos momentos donde el club debió y debe poner el punto final a los recobejos del proyecto Guardiola -también de Tito Vilanova y Luis Enrique-. Pues desde 2007 el Barcelona no terminaba con las manos vacías una temporada, curiosamente el torneo previo a la llegada de Pep.

¿Cómo llegamos a esto?

El club culé no se ha adaptado al nuevo futbol, se ha quedado obsoleto ante la evolución de este deporte. Actualmente la presión alta es el pan de cada día, aunado a un juego más físico y a la implementación de nuevas tecnologías (bases de datos, estadística, GPS entre otras) para la captación de jóvenes estrellas, control del rendimiento de la plantilla, estrategias de juego o de traspasos que se adapten a un estilo de juego específico. 

Pero el Barça siguió creyendo que el talento de Messi lo era todo, al parecer no previeron que el argentino se hace viejo y el futbol ahora demanda otras virtudes aparte de la técnica. Y ojo, no se mal entienda, Messi para mí continúa siendo el mejor del mundo, pero esto es un deporte de once contra once, por lo tanto es muy estúpido creer que él puede defender, cruzar el medio campo, driblar a cuatro rivales y definir frente al portero durante los 90 minutos en al menos 52 partidos. En caso de no creerlo, miren a la Juventus, otro equipo que basó su proyecto en un Cristiano Ronaldo que ya no es el mismo de hace 2-3-4-7 años y ha ido en un declive claro.

Continuemos con el proyecto Messi, sí, en estos momentos muchos comentaristas, porque no pienso llamarlos periodistas, centran sus ataques y culpan al jugador por no cargar al equipo, sin embargo no piensan que él mismo ha sido quien maquilla las falencias del club, resolviendo partidos con la ayuda del portero Ter Stegen. Pero ¿cómo lo han resguardado? Pues con parches y fichajes a corto plazo, como si Messi se fuera a retirar al final de la temporada, sin preocuparles la que viene y la siguiente. Es decir, sin tener un plan a mediano o largo plazo.

Sí, antes fue Messi, Xavi, Iniesta, después llegó la MSN (Messi, Suárez, Neymar) pero con la partida del brasileño no llegó ningún reemplazo para complementar la piedra angular, ok, llegaron Coutinho, cedido en el Bayern, Griezmann que no se ha logrado adaptar y Braithwaite…sin comentarios. No solo han debilitado el tridente ofensivo, se han olvidado de renovar posiciones importantísimas como la del mediocentro o contratar un central de garantías.

Esto ha generado que el conjunto sea menor a la suma de sus partes, porque sí, hay buenos jugadores, Frankie de Jong, Ter Stegen, Ansu Fati, Griezmann, Jordi Alba pero no se prioriza el juego en conjunto, algunos como Vidal se transforman en parches para cubrir el nulo apoyo defensivo de Suárez o Messi. Por ende, el Barcelona, al igual que sus jugadores, se hizo viejo.

Messi

Foto: FC Barcelona | Facebook

Porque no ha logrado adaptarse al deporte contemporáneo, pero tampoco ha ido contra él, se mantiene en un limbo donde compite contra los mismos rivales de hace seis años. Lo peor para ellos es que el nuevo futbol fue creado para contrarrestar ese estilo que lo hizo brillar. Antes los centrales culés podían salir tocando, Xavi, Busquets o quien estuviera en el mediocampo podía girar y tocar, pero ahora se cierran espacios, se ocupan sitios donde no hay nadie, es decir, el espacio y tiempo de respuesta se ha reducido.

No solo eso, también la velocidad del juego ha cambiado. Actualmente podemos ver el calvario de los laterales (Semedo y Alba), de los centrales (Piqué y cualquier otro que le acompañe) y principalmente de Busquets, pues en campo abierto o contra jugadores veloces, hablemos de las eliminatorias de Champions, Trent Alexander-Arnold, Robertson, Kimmich, Alphonse Davies, se han visto, no superados, ridiculizados. Por ende la capacidad técnica que antes premiaba al Barça ya no es suficiente contra esos jugadores.

Y si nos vamos a la delantera la situación no mejora, una de las debilidades de la presión alta es que la espalda de la defensa es un espacio muy amplio donde jugadores con un desmarque rápido harían gran daño, tanto para hacer retroceder al contrario y evitar alguna intercepción en tres cuartos de cancha o ganarles la espalda en un balón largo. Pero sus delanteros ya no dan para eso, los mejores años de Suárez ya pasaron, es un matón dentro del área, sí, eso no lo niego, pero es un fantasma en gran parte del partido. 

El ejemplo contra el Bayern, cuando lograron ganarle la posición a la defensa alemana cayó el empate y así tuvieron otros cinco minutos donde aprovecharon, quizá de manera inconsciente, la debilidad del juego de presión. Sin frutos sí, porque después hay un portero bastante bueno y como mencioné antes, un delantero al que ya le duele correr.

En fin, para ejemplos a la ofensiva, miremos el juego del Liverpool, el técnico alemán, Jürgen Klopp, puede saltarse el mediocampo, sabe que su fuerza está en sus dos laterales, y su línea de tres delanteros, así Trent Alexander-Arnold se ha convertido en el segundo mejor asistente de la Premier League. 

Es como si el 10 de antaño, que generaba juego y situaciones de gol ahora estuviera en las bandas. Aún así, los centrocampistas tienen la capacidad de recibir de espaldas y apoyarse con el defensa para que este abra a la banda o que ellos esperen la salida de su compañero y así darle amplitud al campo.

Ya que hablamos de Klopp, es necesario señalar que el Barça no ha encontrado o buscado un entrenador que cierre un ciclo, que comience con una reconstrucción del estilo de juego, los roles, los qué, cómo y por qué que modifiquen en fondo y forma a un club sin rumbo.

Al final podemos resumir toda este choro con un lugar común «es la crónica de una muerte anunciada» porque el Barcelona no ha sabido o no ha querido adaptarse al nuevo futbol, mantiene sus esperanzas en que Messi tenga una noche mágica, Ter Stegen vuele de un lado para otro y el rival se canse, como los boxeadores rivales de Homero Simpson, para que Suárez llegué y empuje un balón dentro del área. 

¿Qué viene? No lo sabemos, la única certeza es que hoy por hoy el Barça recibió un baño de realidad y debe replantearse su modelo de trabajo, crear un proyecto a mediano y largo plazo donde recuperen no solo su grandeza, sino su filosofía, ya que otro punto muy importante es lo abandonada que tienen a su cantera. Pero bueno, mejor le echo toda la culpa a Messi, así no le pienso tanto y consigo trabajo en ESPN.

 

Suscríbase al boletín COVID-19 de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie.

 

*Foto de portada: FC Barcelona | Facebook

Comparte
Autor Lado B
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : [email protected]
Suscripcion