Lado B
Descubren cómo funciona la primera línea de defensa contra el cáncer de piel
La proteína CSDE1 coordina una compleja serie de mecanismos moleculares que impulsan la senescencia de las células, lo que a su vez suprime la formación de tumores. Así concluye un nuevo estudio, llevado a cabo por científicos españoles y realizado en ratones, que podría facilitar el desarrollo de nuevos tratamientos contra el cáncer de piel
Por Agencia SINC @
13 de enero, 2022
Comparte

Un estudio publicado en la revista Cell Reports detalla los mecanismos moleculares que apoyan las defensas naturales del cuerpo contra el desarrollo del cáncer de piel. Los hallazgos ofrecen nuevas pistas sobre el comportamiento de esta enfermedad a escala celular, lo que podría facilitar el desarrollo de nuevas terapias para tratar este cáncer.

Martes.png

El equipo científico, liderado por Fátima Gebauer del Centro de Regulación Genómica (CRG), llevó a cabo el estudio mediante la recopilación de queratinocitos de ratón, el tipo de célula cutánea más abundante en la epidermis. Los queratinocitos pueden dar lugar a varios cánceres de piel, incluidos los carcinomas de células basales y escamosas, dos de los más frecuentes en humanos y que se desarrollan en las partes inferior y superior de la epidermis, respectivamente.

“Descubrimos que la proteína CSDE1 coordina una compleja serie de mecanismos moleculares que impulsan la senescencia en las células de la piel, ralentizando su función sin causar la muerte”, afirma Rosario Avolio, primer autor del estudio y alumno postdoctoral del CRG. “Las células senescentes actúan como un cortafuegos contra el cáncer, suprimiendo la formación de tumores”.

CSDE1, clave en la supresión de tumores

De manera experimental, el grupo introdujo genes que promueven la formación del cáncer, lo que indujo a las células hacia un estado de senescencia. Descubrieron que, cuando se agotan los niveles de CSDE1, las células no pueden experimentar la senescencia y se inmortalizan, un paso necesario para el desarrollo del cáncer.

Experimentos con células sin CSDE1 revelaron que, cuando estas se implantan bajo la piel de los ratones, comienzan a formar tumores malignos. Sorprendentemente, todos los roedores tratados de esta manera desarrollaron carcinomas de células escamosas al cabo de entre 15 y 20 días, lo que destaca el rol clave de esta proteína en su supresión.

 

Continuar leyendo en Agencia SINC

 

*Foto de portada: Un queratinocito sometido a la división celular rodeado de queratinocitos senescentes. El gran tamaño de las células y su núcleo es una característica típica de la senescencia, un proceso biológico que tiene un rol importante en la supresión de tumores. / Crédito: Annagiulia Ciocia | CRG

Comparte
Autor Lado B
Agencia SINC
Suscripcion