Lado B
La partería, una salida a la violencia obstétrica en México
La Asociación de Parteras Profesionales calcula que en México hay apenas 414 mujeres con un título profesional que desempeñan esta labor desde el amor y el cuidado
Por Animal Politico @Pajaropolitico
24 de octubre, 2021
Comparte

Alejandra Crail

Un médico residente de mayor rango le indica a un joven recién llegado que, si no quiere tener una sanción, cuando le toque dar servicio a una mujer que esté a punto de parir, sobre todo si es su primer embarazo, deberá hacerle una episiotomía, es decir, el corte entre la vulva y el ano que los médicos —contra la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS)— suelen realizar para presumiblemente abreviar el parto y apresurar la salida del bebé.

Jueves.png

El residente más joven recibe entonces a una madre primeriza y, antes de realizar el corte, el bebé nace de forma natural. El médico en formación, preocupado por no ser sancionado, decide realizar, de forma innecesaria, el corte a la mujer que acaba de parir… sin anestesia. La narración de este acto la cuenta en entrevista Guadalupe Hernández, presidenta de la Asociación de Parteras Profesionales (APP) en México, para ejemplificar la violencia obstétrica a la que miles de mujeres están expuestas.

“La única razón por la que hizo ese corte, obsoleto y desechado por la evidencia científica, fue para evitar una sanción. Esto ejemplifica muy bien que los cuerpos de las mujeres en la medicina hegemónica suelen estar vulnerables”, advierte esta partera mexicana que en los últimos 10 años ha buscado la profesionalización de un saber ancestral en México.

En México, 33.4% de las mujeres de 15 a 49 años que tuvieron un parto dijo haber sufrido algún tipo de maltrato por parte del personal que las atendió, según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (ENDIREH) 2016 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Los focos rojos de la violencia obstétrica están en Estado de México, Ciudad de México, Tlaxcala, Morelos y Querétaro, que superan dicho porcentaje de prevalencia nacional.

En este país, 46.1% de los nacimientos se realizan a través de cesáreas programadas o de emergencia, según la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2018. En la mayoría de los casos, advierte la especialista, estos nacimientos deberían de haber sido naturales.

También puedes leer: Birth Wars, parteras en México: una labor subestimada y necesitada en comunidades indígenas

Las historias son vastas. Recientemente, Guadalupe acompañó a varias mujeres que desde la perspectiva de atención hospitalaria hubieran sido candidatas a una cesárea. Entre ellas, una mujer de 38 años, a quien el médico le dijo que por su edad no podía tener un parto natural y una joven de 18 años, de complexión delgada y a quien los médicos le aseguraron que por su cuerpo el bebé no iba a poder salir.

De lo mismo da cuenta en entrevista Hannah Borboleta, antropóloga y partera feminista de Morada Violeta. En la última semana condujo tres partos de mujeres a las que “el sistema hubiera orillado a realizarse cesáreas innecesarias”.

Una presentaba una ligera anemia. Otra tenía un antecedente de un primer parto por cesárea. Una tercera vivía un embarazo largo de 42 semanas. “Estamos llenos de casos en los que el sistema patologiza a las mujeres y les deja un impacto emocional fuerte porque el mensaje es que no funcionan y eso es el punto de partida para cómo maternan”, agrega Borboleta.

Ambas consideran que el ejercicio de la partería puede disminuir el número de cesáreas que se realizan en el país y la violencia obstétrica. Coinciden con el estudio “El estado de las matronas en el mundo 2021” del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés) que hace énfasis en la necesidad de invertir más en las parteras a nivel global porque “facilita que una mujer viva el parto de manera positiva”, además de permitir que se mejoren los resultados en materia de salud reproductiva.

Continuar leyendo en Animal Político

 

*Foto de portada: Cortesía de Morada Violeta

Comparte
Autor Lado B
Animal Politico
Suscripcion