Lado B
Sudamérica, atascada en la pandemia
En los estadios de Brasil nadie toma cerveza ni grita goles en las tribunas. Porque, literalmente, no hay nadie. Solo los estadios vacíos acompañan a los futbolistas, mientras  la región registra el récord mundial de muertes por coronavirus.
Por Connectas . @
01 de julio, 2021
Comparte

Leonardo Oliva

Desde Budapest a Sevilla, pasando por Londres, Copenhague, Roma y Munich, en plena pandemia las graderías están repletas de personas sin tapabocas que beben cerveza y celebran goles abrazados, como si la catástrofe de la COVID-19 fuera solo un mal recuerdo. La Eurocopa, el torneo de selecciones de fútbol del Viejo Continente, parece de un planeta distinto al de la Copa América. Aquí, en los estadios de Brasil (que podrían ser los de Perú, Colombia o Argentina), nadie toma cerveza ni grita goles en las tribunas. Porque, literalmente, no hay nadie. Solo los estadios vacíos acompañan a los futbolistas, mientras  la región registra el récord mundial de muertes por coronavirus.

De hecho, al 27 de junio Sudamérica lideraba el ranking de fallecidas y fallecidos en una semana, con 55,8 por millón de habitantes. La seguía Norteamérica, bien lejos con solo 7,9. La Unión Europea, allí donde la gente llena los estadios de fútbol pero también los espacios públicos y hasta los teatros, registraba en el mismo índice 5,4, según los datos del sitio Our World in Data (OWD).

“A medida que Estados Unidos y Europa comienzan a salir de la pandemia, se quitan las máscaras y reflexionan sobre la mejor manera de gastar los fondos de recuperación, la crisis se está desarrollando en gran parte de América del Sur”, publicó hace pocos días el diario inglés The Guardian. En un informe titulado “La ejecución silenciosa”, el medio refleja cómo la COVID-19, un año y medio después del comienzo de la pandemia, ha encontrado en esta región el lugar más vulnerable del planeta. Entre los 10 países que al 27 de junio registraban más fallecidas y fallecidos por millón en una semana, seis son sudamericanos: el primero, Paraguay, Colombia (tercero), Surinam (quinto), Argentina (sexto), Uruguay (octavo) y Brasil (décimo). Y entre los primeros 20 aparecen otras tres naciones de la región: Perú (catorce), Chile (quince) y Bolivia (dieciséis).

También puedes leer: Las deudas de la pandemia

Las cifras demuestran que Sudamérica sigue atrapada en la pandemia, pese a los avances en la vacunación y a la experiencia de casi 500 días de convivencia con el virus. Y podría ser peor, ante las dudosas estadísticas que informan países como Venezuela, México, Nicaragua y otros del Caribe. Esa escasa transparencia los “salva” de aparecer bien arriba en los rankings mundiales.

¿Qué ha convertido a América Latina, y sobre todo a la del Sur, en el epicentro mundial del coronavirus? La mayoría de los análisis coinciden en una multicausalidad originada en las particularidades sociales, culturales, económicas y políticas de la región. Es decir, a una serie de factores que individualmente no explican el fenómeno. Porque como destaca José David Urbaez, director de la Sociedad de Infectología de Brasil, “en América Latina nunca se controló la pandemia”.

Hay, antes que nada, un factor cultural que en el contexto de la pandemia debería perder protagonismo. Se trata de la falta de respeto a las normas: de tránsito, de educación, de la vida democrática. Y de las sanitarias, como llevar bien puesto el tapabocas o no hacer festejos familiares. Las noticias han reflejado cómo miles de ciudadanas y ciudadanos se han saltado las disposiciones de los gobiernos… y hasta los propios funcionarios que deben hacerlas cumplir, como en los “vacunagate” que sacudieron a Argentina, Chile y Perú.

Continuar leyendo en Connectas 

*Foto de portada: Creative Commons 

Comparte
Autor Lado B
Connectas .
Suscripcion