Las fotografías de Fershow: el retrato de lo que siempre ha estado ahí
A Fershow le sorprende que la diversidad de personas y escenarios que retrata en sus fotos le parezca a la gente algo novedoso, pues dice siempre ha estado cerca de todos.
Por Julio Sandoval @jota_sand
28 de junio, 2020
Comparte

Cuando Fershow toma fotografías no busca escenarios entendidos comúnmente como bellos, no busca paisajes, atardeceres u obras arquitectónicas aclamadas. Él hace sus capturas en cualquier lugar: ferias, tianguis, azoteas, enfrente de un muro que anuncia el concierto de una banda o a lado de una miscelánea; sus fotos, dice, retratan lo que siempre ha estado ahí.

Y cuando habla de lo que siempre ha estado ahí, no sólo se refiere a los diferentes lugares en una ciudad, si no también a la diversidad en las personas. “Esa diversidad que vemos en la sexualidad, en las apariencias o en los modos de vivir siempre ha existido”, asegura el fotógrafo en entrevista para LADO B.

Por eso le sorprende que a mucha gente le resulte novedoso que retrate a personas diversas, o que lo haga en el espacio público: en construcciones, en un puente o en una azotea. 

“Me saca de onda. De pronto dicen [con sorpresa] ‘retrata a los gordos’ y yo digo: ‘¿Que en tu familia todos son delgados?’, o dicen: ‘toma fotos en la calle’ y yo pienso: ‘pues es el espacio público, ¿qué tú nunca has visto una calle así?’. Desde la primaria tenemos diversidad, desde el kinder, desde nuestra colonia. Podemos ver al niño con lentes, a la niña rubia, a la niña morena; a la obra en construcción, a la pared grafiteada. Es una realidad que no sé porque les es tan ajena”

También puedes leer: La resistencia del periodismo cultural latinoamericano ante la pandemia

Una de sus fotos favoritas la tomó afuera de una miscelánea, enfrente del logotipo en forma de corazón de la marca Holanda. En esta, las grietas en el pavimento y la hierba silvestre contrastan con la figura central, una cama en medio de la calle donde una pareja de hombres reposa abrazada entre sábanas moradas y verdes. La pared roja con el corazón coronando la cabecera de la cama, parecen hacer una sentencia: así es es el amor, diverso, sin hegemonías sexuales ni sociales, presente en cualquier lugar.

Foto: Fernando Escárcega Fershow

Cuenta Fer que esta fotografía se encuentra colgada en las oficinas británicas de la empresa dueña de la marca de helados, y es parte de su serie “Así es el amor”. 

En dicha serie se puede observar, por ejemplo, el amor de una familia vestida con pijamas y trajes de baño que posa sobre una cama en medio de la calle, junto a un Vocho, o el de una pareja excéntrica que baila arriba de una cama colocada frente a un muro que anuncia el concierto de la banda Calibre 50.

“Me he dado cuenta de que vine a romper estéticas, porque quien podía hacer fotos era quien tenía modelos guapas, cámaras caras y la vida resuelta. De pronto me preguntaban sorprendidos ‘Oye, ¿tu escenario es con Photoshop?’ y yo respondía ‘no, es una coladera que lleva años destapada’. Lo mismo con un tractor que estaba ahí por una construcción. En lugar de quejarme yo ocupo lo que tengo. Es muy chido porque no lo hago sólo, me apoyan mi familia, mis amigos, mis amigas. Yo retrato mi pasión por la vida”.

Fernando Escárcega –nombre de pila de Fershow– tiene 33 años. Vive en Nezahualcóyotl, en el Estado de México, y ha sido en ese lugar donde toma la inspiración para sus fotografías.

Su carrera como fotógrafo surgió por un hecho imprevisto: la universidad en la que estudiaba Ingeniería en Sistemas Computacionales tuvo una huelga y a él le quedó tiempo libre; esto, aunado con su gusto por el diseño gráfico, que nació por Insomnia, un programa televisivo en el que se presentaban comerciales de todo el mundo, lo llevaron a tomar un taller de fotografía, el cual lo dejó encantado. 

A partir de ahí se dedicó a la fotografía, dejó su carrera en Ingeniería y se graduó en la carrera de Arte y Patrimonio Cultural. Fer piensa que los artistas tienen una responsabilidad social, por ello en sus proyectos ha buscado retratar “los contrastes sociales que a veces pasan desapercibidos”.

En su proyecto The Chingón of Fighters intenta simular los combates del videojuego The King of Fighters, hilando tres temas: el género, la clase social y el poder. Los personajes son ficciones de personajes de la vida cotidiana y la peleas se dan en desigualdad de condiciones: hombre contra mujer, político contra indígena, rico contra pobre. 

Por ejemplo, en una de las fotografías de esa serie se observa a una mujer con un vestido rosa, con el cabello rubio y con unas botas blancas; frente a ella, un hombre con sombrero y con barba. Atrás una lechería Liconsa. Una batalla, un combate de todos los días, en un escenario de todos los días.

También puedes leer: El teatro como actividad esencial; dos proyectos escénicos adaptados a la pandemia

En su serie NezaYork va más allá, retratando “las innumerables puestas en escena” de Neza, en la que busca “no documentar la realidad sino enriquecerla”, ofreciendo en la imagen una especie de final alterno a las historias diarias de violencia.

En este proyecto destacan los colores, los del vestuario de una drag queen en la feria, los del vestido de una mujer que posa debajo de un puente junto a su pareja o los de los carteles pegados en cualquier lugar de la ciudad para promocionar un concierto. Neza puede tener carencias, pero también mucho color.

Foto: Fernando Escárcega Fershow

El mexicano es así, señala Fer: colorido, desmadroso, que no se deja vencer por una pena. Precisamente de esa idea viene su nombre artístico, porque considera que esas características destacan en él. 

Por esta razón no le gustan las fotografías que son en blanco y negro, las que, señala, sólo denotan tristeza y una falsa imagen de que el mexicano se la pasa agachado, y las que, además, acaparan las galerías y exposiciones en México. 

Según su propia descripción, su arte tiene color y frescura, y por ello ha destacado en el mundo artístico, por eso ha expuesto sus trabajos en Francia, Estados Unidos, Argentina y en varios países más. 

Fer dice que cuando toma fotos es muy estricto, porque le gusta hacerlo rápido, pero bien hecho. Lo que más le gusta es  el ambiente que se genera, porque convive con sus amigos y refresca la idea de que para él “la fotografía es amor, magia y vida”.  

“Tú puedes llegar cómo quieras [como modelo], con lo que más te guste; yo voy a hacer que resalte tu pasión, voy a ser empático. Tu pasión va a ser mi pasión”.

*Foto de portada: Fernando Escárcega Fershow

Comparte
Julio Sandoval