Pumas, zorros y otros animales exploran ciudades latinoamericanas durante la pandemia del COVID-19
En medio de las medidas restrictivas para enfrentar el avance de la pandemia, diversos animales se han dejado ver por ciudades latinoamericanas
Por Lado B @ladobemx
05 de abril, 2020
Comparte

Gaviotas de franklin, guanayos y zarcillos ocupan las playas turísticas de Lima. / Foto: ANDINA/Jhonel Rodríguez Robles

Antonio José Paz Cardona | Mongabay Latam

La pandemia del COVID-19 ha llevado a que muchos gobiernos en el mundo tomen duras medidas para restringir la movilidad de sus habitantes y decreten medidas extremas como el aislamiento preventivo obligatorio.

En medio de ese escenario animales como pumas, zorros, zarigüeyas, jabalíes, monos, patos, pavos se han dejado ver en las calles de varias ciudades. Lo mismo ha ocurrido con aves marinas, delfines y lobos marinos en playas turísticas. Todo este espectáculo natural está disponible en las redes sociales, donde circulan fotos y videos mostrando “el regreso de la fauna a los lugares que el humano les arrebató”, como se lee en varias publicaciones.

Esos animales han vivido siempre muy cerca de las ciudades y que ahora se les vea deambular por las calles se debe a su impulso por explorar otros lugares que antes estaban dominados por el ruido y el movimiento. Sin embargo, en medio de todas esas imágenes que han llenado de esperanza a muchos, también circulan fotografías falsas, viejas o descontextualizadas, como las de delfines y cisnes en Venecia o los elefantes en campos de té de India y China. Mongabay Latam habló con tres expertos sobre las verdades y mentiras de los animales que se aventuran a entrar en las ciudades.

Un puma deambuló durante horas en las calles de Santiago de Chile. Será devuelto a su hábitat natural y tendrá un chip para estudiar sus desplazamientos. / Foto: Twitter

Los animales ingresan con cautela a las ciudades

En las calles de Madrid, España, se han visto patos, pavos y jabalíes —estos últimos en enero de este año— que aprovechan la soledad de algunas calles para transitar con mayor libertad. El diario ABC reportó, durante el aislamiento actual que vive la capital española, varios patos en la calle Fuente del Berro y en el jardín cercano al Museo Arqueológico de Madrid. Las aves se desplazan de los sitios donde habitualmente viven en busca de alimento, “pues al verse obligados a recluirse los madrileños, los restos alimenticios que se generan han descendido drásticamente, dejando a los animales sin sustento”, dice el diario.

Pero este fenómeno no solo es de países como España e Italia que presentan algunas de las tasas de contagio más altas de COVID-19 en el mundo. Uno de los avistamientos que más ha sorprendido en Latinoamérica es el de un puma (Puma concolor) en Santiago de Chile. Si bien estos grandes felinos podían verse eventualmente en barrios periféricos, el toque de queda en la ciudad ha permitido ver al animal en calles más céntricas.

El último reporte se dio en la comuna de Ñuñoa. El evento fue atendido por la Policía, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) y el Zoológico Nacional y, según informaron, el puma bajó de alguno de los cerros cercanos a Santiago en busca de alimento. El animal de un año de edad y 35 kilos de peso fue capturado y trasladado al zoológico donde le realizaron exámenes.

Uno de los zorros perro que han aparecido en Bogotá en los últimos años. / Foto: Emmanuel Escobar, @pezcapitan – Twitter

El 20 de marzo, durante el primer día del simulacro de aislamiento propuesto por la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, que después se uniría al aislamiento preventivo obligatorio decretado por el gobierno nacional durante 19 días a partir del 25 de marzo, se informó de un zorro cangrejero o zorro perro (Cerdocyon thous) que apareció en un conjunto residencial en el norte de la capital colombiana. La zona donde se dio el registro se encuentra cerca de los cerros orientales de Bogotá, un área protegida muy cerca de la ciudad.

Emmanuel Escobar, director de la Fundación Humedales, dijo que este era el cuarto reporte que recibía de esta especie en un barrio de Bogotá. Los otros tres registros que tiene sucedieron en 2016, 2017 y 2019.

José Fernando González-Maya, biólogo y director de la ONG Proyecto de Conservación de Aguas y Tierras (ProCAT), asegura que en caso de encontrarse con un zorro es importante dejarlo tranquilo, no alimentarlo, no acercarse y alejar a las mascotas. “Ellos son huidizos e inofensivos y no representan ningún riesgo. ¿Por qué los estamos viendo ahora? En realidad siempre han estado ahí pero se están aventurando un poco más a zonas más habitadas”, asegura.

Además, dice que la presencia de este animal es un fenómeno relativamente normal en muchas ciudades latinoamericanas pues es una especie tolerante a disturbios generados por el humano. A pesar de que el zorro perro es una especie relativamente común, no se sabe mucho sobre su ecología.

Animales silvestres coronavirus. Imágenes como estas son comunes hoy en las playas limeñas. Foto: ANDINA/Jhonel Rodríguez Robles.

Imágenes como estas son comunes hoy en las playas limeñas. / Foto: ANDINA/Jhonel Rodríguez Robles

En Colombia también se registró una zarigüeya —marsupial muy común en gran parte del continente americano— con sus crías en las calles de Neiva, a plena luz del día, aunque suele ser un animal activo en las noches. Así mismo, los delfines se acercan, como hace mucho no se veía, a la bahía de Cartagena y las aves marinas a la playa de El Rodadero en Santa Marta, en el caribe colombiano.

González-Maya asegura que el avistamiento de fauna en las ciudades seguirá ocurriendo, mientras dure el aislamiento, sobre todo en lugares donde todavía quedan hábitats naturales en buen estado de conservación. Por lo general las especies que pueden observarse con mayor facilidad son las que están acostumbradas a la presencia humana aunque son esquivas y difíciles de percibir en los escenarios urbanos tradicionales donde hay un alto flujo de personas y vehículos. Son muchos los animales que podrían avistarse en Latinoamérica, además de los que ya han sido registrados, también podrían verse otros como comadrejas, venados y mapaches.

Grace Wong, bióloga de la Universidad Nacional de Costa Rica y experta en vida silvestre, asegura que los animales perciben que algo está pasando en su entorno, que de cierta manera ya no hay tanto riesgo y por eso se animan a explorar. Este tipo de fauna suele “estar presente en las zonas urbanas donde hay parches de bosque, corredores ecológicos y salen más allá de los límites que antes percibían”, dice.

Wong asegura que estos fenómenos pueden darse, o más bien percibirse, con mayor facilidad en medio de las medidas restrictivas que han tomado los gobiernos para frenar la expansión del COVID-19, pero han sucedido siempre. “Hay felinos grandes que se tiran a cruzar carreteras. La gente piensa que, por ejemplo, el jaguar solo camina por el bosque pero está documentado que puede atravesar un arrozal, un pastizal y áreas más abiertas. Si el animal siente que no hay una amenaza o un peligro, se puede lanzar a explorar”, afirma.

El tema de fondo para José Fernando González-Maya de ProCAT es que “cuando le damos un respiro al planeta, este nos da ese tipo de regalos, es impresionante que todavía tengamos estas especies viviendo cerca de nosotros”.

Continuar leyendo en Mongabay Latam

*Foto de portada: Twitter

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : [email protected]