Lado B
Ghostbusters, y el duro letargo de un nuevo reboot
Desde el comienzo fue un rotundo desastre. El abucheado reboot de Ghostbuster que Paul Feig llevaría consigo de la mano de Sony, posee una de las curiosidades más grandes de la historia del cine en esta New Age: el tráiler de Youtube con más dislikes que se haya subido hasta ahora.
Por Héctor Jesús Cristino Lucas @
18 de agosto, 2016
Comparte

Ghostbusters2

Héctor Jesús Cristino Lucas

[dropcap]D[/dropcap]esde el comienzo fue un rotundo desastre. El abucheado reboot de Ghostbusters que Paul Feig -autor intelectual de las modestas comedias americanas Bridesmaids o Spy– llevaría consigo de la mano de Sony, posee una de las curiosidades más grandes de la historia del cine en esta New Age: el tráiler de Youtube con más dislikes que se haya subido hasta ahora. Los fanáticos de la era ochentera la aborrecieron sin pudor desde mucho antes que se estrenara. ¿La razón? No fue el hecho de que volveríamos a la cansina jugarreta de Hollywood y la nostalgia como excusa para un reboot, sino el haber cambiado el elenco de hombres, por el de mujeres.

Ante esta circunstancia, que era evidente el repudio de la audiencia haciendo comentarios sexistas en el tráiler -similar al tráiler de Star Wars: Rogue One aunque en menor medida-, el director acusó a sus detractores de frikis y misóginos. Pero no fueron las únicas críticas que empañaron al estreno de la cinta, hubo otros que señalaron el racismo explícito por el hecho de que tres de las protagonistas eran científicas blancas, mientras que la de color era sólo una trabajadora de transporte urbano. En fin, que la película estuvo plagada de conflictos de toda índole desde el comienzo. Incluso hubo una inmensa confusión al desconocerse con exactitud si se trataba de secuela, remake o reboot. Y el público perdió interés por ella.

Sin embargo, el film posee ciertos elementos mercadológicos bastante interesantes. Y es que el cine de hoy en día incluye ciertas estrategias de marketing que van más allá de tráilers: fotografías detrás de los sets de grabación, “repentinas filtraciones” de escenas, clips o red bands que mantienen el interés del público desde antes que se estrene la película. Lamentablemente para Paul Feig, con esta estrategia le salió el tiro por la culata. Aquí mostrar más de lo que debía, fue un error total. Un simple tráiler de dos minutos arruinó el futuro de su película, y que de haberlo evitado quizás se hubiera ahorrado un inmenso mar de calamidades.

Y acà viene otra de las grandes curiosidades a destacar, pese a toda la polémica ciertas páginas dedicadas a la crítica de cine sorpresivamente no la puntuaron tan mal, de hecho, está considerado como uno de los reboots más aceptables de los últimos años. En Metacritic le dieron un sorprendente 60% mientras que en Rotten Tomatoes -así es, el mismo Rotten Tomatoes que estuvo inmiscuido recientemente en la polémica de Suicide Squad por darle un 26%- le dio una aprobación de hasta 73%. Ni siquiera Batman Versús Superman obtuvo una calificación tan alta en este año. Sin embargo, ¿es verdad? ¿Acaso estamos frente a una de las más grandes ironías del cine actual?

De hecho, el mítico actor Dan Aykroyd quien encarnó el papel de Ray Stanz en el filme original, vio la película mucho antes que se estrenara – ya que además hace un cameo en ella- y para sorpresa de los detractores, la defendió:

[pull_quote_center]Todos estos comentarios -‘¡Estás arruinando mi infancia!’- Yo digo, vaya, ¿cuatro mujeres haciendo cualquier película te va arruinar tu infancia? Tengo una imagen visual de esas personas; no deben tener un Ben [Falcone, su marido], no deben tener amigos, por lo que están allí sentados y vomitando odio en este mundo falso de Internet. Sólo espero que encuentren un amigo. Es un reboot. Es una gran historia, pero contada totalmente diferente[/pull_quote_center]

¿Saben qué es curioso? Que ciertamente nos llenamos de reboots y remakes innecesarios, en esta época negra para Hollywood, pero también de un imponente halo matriarcal donde los héroes actuales son mujeres. Y si no lo eran, pasarán a serlo. Lo vimos con el personaje de Furiosa Mad Max: Fury Road, desplazando gran parte de protagonismo al personaje central, el loco Max. Incluso la nueva saga de Star Wars comienza a darle protagonismo a las mujeres, a diferencia de lo que pasaba en la saga inicial. Y ahora, Ghostbuster reafirma la teoría, pero esto, no es nada nuevo además. ¿O es que acaso no recuerdan a la agente Ripley de Alien en 1979, o a Sarah Connor de Terminator 2 en 1991?

Kate McKinonEstamos en una época donde los héroes del cine vuelven en forma de mujer, y eso no me parece un tema a cuestionar. De hecho, déjenme aplaudir al elenco protagonizado por Melissa McCarthy, Leslie Jones, Kristen Wiig y por supuesto, la mejor de todas, Kate McKinon, que hacen un excelente trabajo. Cambiar el elenco original de hombres por el de mujeres no fue el error de esta película, porque en conjunto, cada una de estas actrices logró lo imposible: traer de vuelta a los Cazafantasmas de una manera divertida y dinámica. Al menos, el comienzo y la primera hora recuerda mucho al clásico.

Sin embargo, lo que sí hay que tomar bastante en cuenta es el uso del cine para plantear un falso concepto de feminismo. La película, desafortunadamente eleva su idea del matriarcado a un punto vergonzoso y hasta infantil. La comedia del clásico Ghostbusters de 1984 se perdió en gran parte de este reboot, y nos deja un terrible sabor de boca que es difícil de tolerar. No es un film feminista, es una ridiculez. Fue excusa tomar el clásico sólo para aportar ideologías erradas y sin sentido haciendo chistes predecibles y nada divertidos. La última escena describe este punto. Aquel método argumental para derrotar al antagonista es uno de los peores desenlaces que jamás haya visto en mi vida.

Mientras otras películas aportan grandes conflictos sociopolíticos como en Mad Max: Fury Road, no para elevar el matriarcado como ideología dominante sino para criticar el machismo con gran madurez, en otras como Ghostbusters (2016) cambian el concepto para transgredir lo que tal vez pudo haber sido un excelente reboot. Algo similar me causó el film de Nicholas Stollers, Neighbors 2: Sorority Rising donde luego de una desquiciada comedia en su primera parte, optan por una secuela dedicada a exaltar el feminismo en un mundo machista. No está mal, Lucky McKee lo hizo muy bien con The Woman, pero estas cintas son tan infantiles al tratar el tema que pierden el eje argumental de la película.

Luego de esto uno alaba grandes filmes profeminismo que saben tratar el tema con analogías bastante más maduras, como Thelma And Louis de Ridley Scott o Attack of the 50 foot woman de Nathan Juran. Ghostbusters (2016) es un desquite absurdo y ridículo.

El primer Ghostbusters, aquel clásico ochentero dirigido por Ivan Reitman no era una comedia barata de fantasmas, sino una comedia horrorífica astuta, capaz de que quedar en el corazón de muchos por mezclar comedia y horror de forma magistral. Había risas a montón, es cierto, pero también escenas desagradables y terribles que te hacían tomártela enserio. Te pongo un ejemplo. El Scream de Wes Craven en 1996 era un film que se burlaba de los Slashers ochenteros y de todos los clichés cansinos de estas franquicias. Pero jamás fue una comedia directa, porque era horror puro a su vez.

Lo que diferencia a la saga Scream con aquellas Scary Movies, es que las primeras fueron films de horror que hacían burla y homenaje a su propio género, pero recordándonos que aún pertenecía a él. Mientras que las otras, eran parodias totalmente directas con el único propósito de burlarse del horror. Ghostbusters de Paul Feig me parece más una parodia del clásico que una comedia horrorífica. Se vuelve una auténtica payasada que después de la hora, olvida tomarse en cuenta a sí misma. Comedias de este tipo, como Drag Me To Hell de Sam Raimi o Tusk de Kevin Smith son el ejemplo perfecto de burla, pero también de consciencia propia de su cínica y visceral naturaleza.

Dan-AykroydEste Ghostbusters carece de personalidad, y es que aún con todo el gran esfuerzo por parte de su elenco, se vuelve incapaz de mostrar un trabajo destacable. Aún los cameos de Bill Murray, Dan Aykroyd y Sigourney Weaver son terribles y desubicados. Carece también de consciencia, y no sabe por dónde ir. Para muchos, esta es una de las reinvenciones más decentes de hoy en día, y la crítica lo avala, pero sé muy bien que los verdaderos amantes del clásico no se tragarán este argumento fácilmente. ¿La verdad? Estamos frente a una de las peores películas de este 2016. Eso sin contar el Suicide Squad de David Ayer o La Niña de la Mina de Eduardo Ramírez.

La primera Ley de Murphy dice: “Si algo puede salir mal, probablemente saldrá mal.” Desde el comienzo Ghostbusters fue un desastre; el duro letargo de un nuevo reboot.

Sinopsis:

Kristen Wigg y Melissa McCarthy son dos escritoras que sólo buscan la fama, por lo que publican un libro donde afirman que la existencia de fantasmas es real. En un flashfoward vemos como Wigg se ha convertido en una prestigiosa profesora de la Universidad de Columbia, hasta que su libro resurge y es echada de la academia. Wigg se reúne con McCarthy, Leslie Jones y Kate McKinnon, y tiene una dulce venganza cuando los fantasmas invaden Manhattan y ellas deben salvar el mundo.

Comparte
Autor Lado B
Héctor Jesús Cristino Lucas
Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com
Suscripcion