Lado B
Es fácil ser hombre
Imaginemos la siguiente escena: están en la mesa de un bar cuatro hombres y uno de ellos padece Síndrome de Down. Los otros tres, dedican la noche entera a contar chistes sobre “mongoles”, “retrasados” e “idiotas”.
Por Lado B @ladobemx
21 de junio, 2013
Comparte

Liz Ruiz

Imaginemos la siguiente escena: están en la mesa de un bar cuatro hombres y uno de ellos padece Síndrome de Down. Los otros tres, dedican la noche entera a contar chistes sobre “mongoles”, “retrasados” e “idiotas”. El hombre de la discapacidad, en cambio, se ve forzado a reírse, pues si se atreve a ofenderse y exigir respeto a su condición, sus compañeros de farra le dirán que es un exagerado. “Estamos jugando, aprende a reírte de ti mismo”. En la televisión, diariamente hay comerciales que usan su discapacidad para vender todo tipo de productos, siempre hay alguien que aparece con Síndrome de Down haciéndola de servidumbre, inferior o diferente.

Escena dos: es 1947. Están cinco hombres alemanes y un hombre judío sobreviviente de la Segunda Guerra Mundial sentados en la mesa de un recién establecido bar de la posguerra. Los cinco alemanes afirman con vehemencia y elegancia haber estado totalmente en contra del antisemitismo. “Los alemanes y los judíos tenemos los mismos derechos. Somos iguales. Yo amo a los judíos”, son algunas de las frases que pronuncian cuando sale el tema. “Bueno, pero también hay que aceptar que los judíos se pasan. Yo no quiero ser tachado de antisemita, pero hay judíos resentidos que nomás quieren derechos sin obligaciones.” Uno de ellos opina: “La lucha por los derechos de los judíos es como el antisemitismo, pero al revés.” El judío, impotente e indignado, trata de defender su postura, pero se da cuenta de que el discurso de equidad de los alemanes, es solo eso: palabras huecas. Mientras esa escena se desarrolla, la televisión del bar muestra imágenes estereotipadas de judíos, los caricaturiza tal y como los lo hacía la propaganda nazi y tienen logos como “es fácil ser alemán”.

¿Alguien en estas dos escenas nota algún ligerísimo dejo de incongruencia y atropello a los derechos? ¿Sí? Ahora ¿alguien de puritita casualidad encuentra estas hipotéticas situaciones, similares a la vida real pero cambiando el sujeto de la discriminación? ¡¡¡CLARO!!!  Señor, señora, señorita, si usted piensa que estoy hablando del machismo en los medios de comunicación ¡ESTÁ EN LO CIERTO! Y todo este despliegue de sarcasmo lo escribo porque hace aproximadamente quince días Tecate, esa empresa tan distintivamente sexista, misógina y machista a más no poder aceptó retirar su campaña “Es fácil ser hombre”. Esto, debo aclarar, me alegra sobremanera (siempre y cuando sea verdad y retire la campaña ya). Me preocupa, sin embargo (y como siempre), la reacción de la población. Esa conducta generalizada que puedo encontrar en mi día a día. Al leer los comentarios de la noticia encontré verdaderas historias de terror, ya no eran ficción como las situaciones que inventé arriba, estos son reales:

“¿Por qué no chillaron las viejas con los comerciales de English Lady?”  (Ah chingá, ¿por qué no los judíos se asocian para defender los derechos de los alemanes? ¡Pobres! Todavía del trabajote que tienen para exterminarlos ¡Alguien que los ayude!)

“El feminismo actual, aunque les cueste aceptarlo es convenenciero” (Tiene razón este erudito de las ciencias sociales con perspectiva de género, que le hable a Marta Lamas y le explique el convenencierismo feminista)

“Estoy orgullosa de mi postgrado pero la verdad estos comerciales me parecían geniales. Esas mujeres le dan mala fama al feminismo” (Seguramente el postgrado era en violencia de género y feminismo, por eso está tan bien informada esta buena mujer).

Me pareció sorprendente que no encontré un solo comentario que dijera “qué bueno que retiraron esta campaña”.  Si las dos escenas iniciales que imaginé parecen inauditas, ofensivas, indignantes o incluso absurdas ¿por qué sí son viables y cotidianas cuando se trata del género? ¿Por qué sí es válido que las mujeres estemos escuchando chistes misóginos y machistas en una reunión y nos riamos porque “no es para tanto” o porque “es solo un chiste”?. ¿Por qué parece ridículo que las personas nos indignemos por publicidad que estereotipa, discrimina, menoscaba y denigra?

Es evidente que los medios masivos de información, como la televisión (número uno en cobertura y tiempo que le dedica la audiencia), tienen impacto sobre la vida cotidiana, la percepción que tenemos del mundo y nuestras actitudes respecto a él. Si no es así, ¿por qué no hacemos comerciales pedófilos? Al final de cuentas “es solo un espot publicitario”. Si nomás es un chiste ¿por qué no en la próxima reunión, nos burlamos de nosotros y nosotras mismas?

Mis puntos sobre este tema son los siguientes:

  1. Me alegro mucho de que Tecate haya decidido retirar su campaña que tanto daño le hace a la incipiente equidad de género que estamos alcanzando en México.
  2. La publicidad promueve y fomenta ciertos valores y actitudes. No es algo trivial ni accidental, es un fenómeno muy complejo y dialéctico: refleja una realidad y a la vez la devuelve a la población como algo deseable (que sea deseable es, de hecho, el sentido último de la publicidad). Por ello debemos cuidar lo que esta nos vende, no solo el producto, sino la idea.
  3. El humor tampoco es algo intrascendente y banal (por irónico que parezca el humor es cosa seria, jaja). El humor puede ser revolucionario, inteligente, inocente, subversivo, ofensivo, denigrante, creativo, educativo y mucho más. ¿Por qué elegir siempre el que es estereotipado y  violento? Las bromas y burlas también nos van educando e impactan lo que pensamos, hacemos y sentimos. Es una muy buena oportunidad para crear y aderezar el mundo, y hay que aprovecharla.
  4. El tema es muy extenso y ya se me acabó el espacio. Pero debo apuntar lo que me corresponde: “Gracias Tecate por retirar la campaña de #Esfácilserhombre de los anuncios espectaculares del país. Seguiremos observando tus campañas y pidiéndote que no reproduzcas estereotipos discriminatorios hacia la mujer”.
  5. El feminismo no es “el machismo pero al revés”. El feminismo es la lucha por los derechos de las mujeres, es un movimiento de justicia, de libertad. Tiene historia, teoría, estadísticas. Y antes de opinar sobre un tema siempre es necesario conocer acerca de él.

Hasta aquí llegó mi acidez por hoy. Muchas gracias y nos leemos en quince.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»desde-el-clitoris» posts_per_page=»-15″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

Comparte
Autor Lado B
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx