Lado B
Recetario para la memoria, una manera de resignificar la ausencia
El libro “Recetario para la memoria” es una mirada distinta para recordar y hablar de las personas desaparecidas; a través de las recetas favoritas de sus seres queridos desaparecidos, las integrantes de Las Rastreadoras de El Fuerte de Sinaloa recuperan la vida y amor de quienes no están
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
10 de septiembre, 2021
Comparte

¿Cómo sensibilizar e invitar a ser parte de la justicia y la memoria a las personas indiferentes a las desapariciones en México? Eso se preguntaba la fotógrafa Zahara Gómez en diciembre de 2018, después de un par de años de documentar la labor del colectivo Las Rastreadoras de El Fuerte en Sinaloa; un par de años después, se publicó el Recetario para la memoria.

Whats.png

Zahara buscaba la forma de hablar de quienes no están desde un lugar de esperanza, es decir, no hablar solo del momento de la desaparición, de la tragedia y del dolor, de cuándo se los llevaron, sino hablar de quiénes son, qué les gusta, qué les mueve: humanizar las desapariciones. Así nació el libro Recetario para la memoria, que reúne 30 recetas de los platillos favoritos de las personas desaparecidas que buscan las Rastreadoras.

El proyecto fue presentado este jueves 9 de septiembre en el kiosco del Paseo Bravo, en el marco de la exposición rodante “Narrativas y memorias”, organizada por Técnicas Rudas y en la que han participado colectivos de familias de personas desaparecidas de Puebla y Veracruz.

Recetario-para-la-memoria-evento-1.jpg

Foto: Olga Valeria Hernández

También puedes leer: Los archivos que ayudan a devolver identidades

Durante la presentación, Mirna Nereyda Medina Quiñones contó que la receta que ella compartió es la de las pizzadillas, la comida favorita de su hijo Roberto Corrales Medina, de 21 años de edad, desaparecido el 14 de julio de 2014 en Los Mochis, Sinaloa. 

Mirna confesó que cuando hizo la receta para el libro fue consciente de que lo estaba haciendo para Roberto, que todos los olores y sabores le recordaban a él. Su hijo siempre metía la mano y agarraba la verdura cuando ella estaba cocinando: ese día Mirna se quedó esperando que apareciera la mano juguetona de Roberto. 

La buscadora sabe que su hijo no regresará: el joven fue encontrado en 2017 en una fosa clandestina, pero no por las autoridades, sino por su propia madre y las demás rastreadoras. 

Hacer las recetas, dijeron durante la presentación, fue un acto muy fuerte para todas las mamás, pero también significó amor, ilusión y esperanza. Cada persona que tiene el libro y que hace las recetas en su casa está evocando la memoria de quienes faltan, está evitando que se borren en el olvido.

Para Zahara el proyecto fue la respuesta al cómo hablar de los desaparecidos desde quiénes son, preguntar a sus familiares qué les gusta y qué no, y recuperar también el espacio íntimo y familiar del cocinar y compartir los alimentos.

Recetario-para-la-memoria-2.jpg

Foto: Zahara Gómez Lucini | recetarioparalamemoria.com

También puedes leer: Te nombré en el silencio: la labor y esperanza de Las Rastreadoras del Fuerte

Al final de la presentación, integrantes del colectivo “Voz de los desaparecidos” también tomaron la palabra y contaron cómo ha sido, desde su experiencia, la búsqueda y el hablar y visibilizar a sus desaparecidos, pues intentan que no siempre sea algo doloroso sino que hable de esperanza. 

Recetario para la memoria es un ejemplo de cómo se pueden tener otras narrativas para abordar las desapariciones, y además también ha servido para visibilizar la lucha de las madres buscadoras y recaudar fondos. Mirna compartió que todas las ganancias del libro han sido divididas entre Zahara y el colectivo, y gracias a eso han podido ya dar el enganche para comprar una casa para las Rastreadoras, donde todas y todos son bienvenidos. 

Para conocer más del proyecto y solidarizarte con Las Rastreadoras da clic aquí: 

https://www.recetarioparalamemoria.com/en/inicio

*Foto de portada: Zahara Gómez Lucini | recetarioparalamemoria.com

Comparte
Autor Lado B
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”
Suscripcion