Menores de edad implicados en delitos deben verse como víctimas: REDIM
En México, los menores de edad son víctimas del crimen organizado al ser separados de su familia para convertirlos en el “último eslabón” de la cadena de violencia; es decir, individuos que se pueden intercambiar fácilmente
Por Zona Docs @
21 de febrero, 2021
Comparte
Keren Santillán

Diversos factores que propician la existencia de  organizaciones criminales, las cuales utilizan, manipulan y obligan a menores de 18 años a realizar actividades como: vigilancia, tráfico de drogas o armas e, incluso, homidicios y/o desapariciones.

En México, niñas y niños, a partir de nueve y diez años, se ven forzados a involucrarse en estos delitos; posteriormente, los mayores de 12 años se encargan de cuidar casas de seguridad y, desde los 16 años, trabajan en actividades más violentas.

Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM),  mencionó que no debemos de ver a los jóvenes como delincuentes, sino como víctimas. 

Para él desde que inició la llamada guerra contra el narcotráfico, en 2006, con la estrategia Limpiemos México de Felipe Calderón, se empezaron a desatar enfrentamientos con el crimen organizado, al no tener esto grupos amplios comenzaron a reclutar a militares y policías para crear su propia tropa. Posteriormente, asegura, consiguieron sus propios ejército a través del reclutamiento forzado. 

También puedes leer: ¿Por qué nos enojamos cuando localizan a dos adolescentes con vida en un país que es una fosa?

Zonas en barrios periféricos y con acceso limitado a servicios básicos fueron los que tuvieron más vulnerabilidad; esto ante la falta de oportunidades, la escasa presencia institucional y, por lo tanto, existieron ahí las condiciones para la expansión de grupos que se dedican a cometer actividades ilícitas. 

La niñez mexicana es reclutada desde los diez y 11 años de edad por distintos cárteles, ofreciéndoles “lujos” o, a partir de amenazas, “los obligan a realizar actos que ponen en riesgo su salud mental y física”, lo que afecta gravemente sus derechos humanos.

“El Estado Mexicano no está actuando”fustigó Pérez García, para quien es terrible la realidad que hoy viven millones de niños forzados a vincularse con los grupos criminales. 

Así mismo, el director también mencionó que el futuro de los jóvenes depende de sí son reclutados o no; en el caso de niñas y adolescentes, éstas corren el riesgo de convertirse en esclavas sexuales o se les obliga a ser parejas de integrantes del crimen organizado. En cambio, los varones están más expuestos a la violencia física (incluyendo homicidios y desapariciones).

Al respecto, el director de REDIM pone el ejemplo de “El Ponchis”, un niño sicario que fue reclutado desde los 11 años y a esa misma edad aprendió a matar. El joven fue detenido a los 14 años, él reconoció firmemente su participación en cuatro homicidios: “Estamos hablando de niños que son reclutados y que no se han modificado esta condición”, mencionó Juan Martín Pérez García.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos estimó que casi 30 mil menores de edad formaban parte del crimen organizado en 2015.

En México, los primeros grupos delictivos en captar a jóvenes para actividades de vigilancia, halconeo y sicariato fueron Los Zetas, el Cártel del Golfo y el Cártel del Milenio, lo cual hicieron para apoderarse de sectores que no tenían dominados. 

“Debemos de reconocer que son consecuencia del Estado y que el Estado debe reparar el daño que se llevó” explicó Juan Martín Pérez García, mencionando que si no se reconoce que el crimen organizado forma parte de la macro criminalidad con funcionarios corruptos, va a ser muy difícil salir de esta situación. 

Omisiones gubernamentales en la protección a la niñez y la juventud

El informe Infancia y Conflicto Armado en México menciona que el ejército ha reclutado a jóvenes indígenas en Guerrero, Oaxaca y Veracruz bajo la figura de servicio militar anticipado, ofreciéndoles sacar la cartilla militar y, posteriormente, quedarse en la tropa; actualmente, se desconoce la cantidad de individuos menores de 18 años que se enganchan en el ejército, ya que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) no desglosa sus datos de edad y no contestó solicitudes de REDIM. 

La Sedena reporta que en el año 2009, en Mazatlán, Sinaloa, se realizaron actividades de búsqueda, localización, destrucción y erradicación enervantes, con la participación de 12 Planteles Militares y 6 Unidades- Escuela, siendo así la primera vez exponen e integran a jóvenes alumnos de escuelas militares con tareas “temporales” en contra el narcotráfico.

Así mismo, la policía federal usaba a menores como informantes, muchos de ellos como informantes y asesinados por grupos criminales. 

 

Continuar leyendo en Zona Docs

 

*Foto de portada: hakanatc | Pixabay 

Comparte
Zona Docs