Habitantes de Zacatepec detienen temporalmente obras del gasoducto Morelos
La queja: nunca les habían consultado sobre el proyecto; acuerdan con funcionarios de la SGG la suspensión de trabajos hasta próxima reunión, el 4 de noviembre
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
24 de octubre, 2014
Comparte
Aranzazú Ayala Martínez | Karen de la Torre | Marlene Martínez

@aranhera @karelampia @qu3tzal

Gasoducto from Aranzazú Ayala Martínez on Vimeo.

Bloqueo en la carretera Calpan–Cholula: más de un centenar de campesinos de distintas localidades aledañas a Santa María Zacatepec, comunidad del municipio Juan C. Bonilla, a unos 40 minutos de la ciudad de Puebla, impidieron el paso de vehículos durante aproximadamente 4 horas con la demanda de que las máquinas de la empresa Bonatti, a cargo de la construcción del Gasoducto Morelos, salieran de esos terrenos.

Las actividades del Proyecto Integral Morelos (PIM), que atraviesa zonas de riesgo volcánica y cuya movilización en contra ya dejó como saldo a tres presos políticos, se suspendieron temporalmente en algunos puntos por orden judicial hace poco más de cuatro meses. Ahora, luego de un año de obras, las autoridades del gobierno del estado y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) acudieron para dialogar y calmar a los afectados.

“No queremos diálogo”

A partir de las 10 de la mañana los campesinos comenzaron a reunirse en Santa María Zacatepec, para decidir en asamblea las acciones que se llevarían a cabo para impedir el avance del proyecto que peligrosamente está en zona de riesgo volcánico. “Pedir los permisos, para ver si es que pueden continuar la obra”, era el objetivo establecido antes de emprender la caminata de cerca de dos horas a pie, hasta llegar a donde estaban los tubos, las máquinas y los responsables. 

Al llegar a la angosta carretera que va de Cholula a Calpan y atraviesa los campos que se acercan al Popocatépetl, a Don Goyo, el volcán vivo que es parte de las poblaciones, decidieron bloquear la vialidad.

Ahí estaba uno de los trabajadores de la empresa Bonatti: Alí Reyes, el mismo que acusó a la señora Enedina Rosas, una de las opositoras al gasoducto de la zona de Atlixco, de robarse dos celulares, por lo que está presa. Un grupo de personas le exigió que quitara las máquinas y él pidió permiso para “consultar la petición” con sus superiores. A las 2 de la tarde, hora que regresaban de comer los trabajadores que mueven la maquinaria, ésta sería movida, dijo.

Pero a la hora pactada las enormes máquinas, custodiadas por elementos con uniformes que decían «Protección Federal» y rodeaban silenciosamente el bloqueo, no se movieron. En su lugar llegaron Ramón González, de la CFE, y Enrique Nácer de la Secretaría General de Gobierno (SGG).

–¿Quién quiere hablar?, ¿usted quiere hablar?, ¿quién más? -preguntó González.

–¡No queremos hablar, queremos que las máquinas se vayan! ¡Sí, que se vayan! 

La gente estaba muy molesta porque nunca habían sido consultada ni se habían acercado a ella, hasta ese momento. La indignación crecía y la situación se tensaba. Después de escuchar a varios pobladores, los funcionarios se fueron a “buscar una solución para todos”.

En un segundo intento de negociación llegaron Enrique Nácer, otra vez, junto con un refuerzo más de la SGG, el delegado Roberto Solano Pineda (quien ha sido intermediario en las negociaciones con los habitantes de Cholula por la oposición al parque de las 7 culturas y la cancelación a las reforma de la Ley Orgánica Municipal). Éste último fue quien les dio una solución:

–Queremos proponerles que las obras se suspendan, la maquinaria se retira.

Esa suspensión sería, sin embargo, hasta entablar diálogo con la CFE, y después de una plática entre una comisión de ciudadanos y funcionarios de la SGG –ya nadie de la CFE ni de la empresa Bonatti– en la presidencia municipal de Calpan donde redactaron y firmaron un acuerdo en el que las autoridades se comprometieron a retirar la maquinaria y detener la obra temporalmente hasta el 4 de noviembre, cuando se hará una reunión ahora sí con representantes también de la CFE y Bonatti.

Después de estar todo el día de pie bajo el sol, los pobladores recibieron la noticia pero no se quedaron tan tranquilos. Hablaron de vigilar que no regrese la maquinaria y estar atentos hasta el 4 de noviembre. Para ellos el jueves significó un logro, uno muy breve. Pero ya nadie confía. No bajarán la guardia.

Comparte
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”